martes, 24 de enero de 2012

Andén Número Cuatro

En una estación de Berlín
Tras un largo amanecer
Suena una melodía sin fin
Que levanta un raro placer
Haciendo vibrar su violín
Toca solitaria una joven mujer.

No hay día en que esta mujer,
Ya una leyenda en Berlín,
Disponga de tanto placer
Que casi no tiene fin
A repartir al amanecer
Templando aquel viejo violín.

Andén número cuatro, al fin
Los trenes no distraen a la mujer
Ya es hora punta en Berlín
Leonard canta por placer
y ella le acompaña al violín,
Su sonido fluye por el amanecer.

Canción del amanecer
Suena un solo violín
Es un sueño de mujer
Que recorre Berlín
Y esculpe huellas de placer
Sobre una ciudad sin fin.

El Sol ya alcanza al cuerpo del violín
Y mata con su luz un largo amanecer
No en cualquier ciudad, solamente en Berlín
No hay billetes en el plato de la mujer
Transeúntes y viajantes, colas sin fin
Humaredas y bufidos, música por placer.

No es por dinero, es por puro placer
Aunque en un principio tal no fuera el fin
La mañana se impone al amanecer
Y se intuye la derrota del violín
Primero a por Manhattan, dice la mujer,
Mañana a por Berlín.

Se levanta Berlín desvelando su placer
Rasgado el amanecer, le toca ya su fin
Al sonido de un violín que parte en tren con la mujer
.


Sextina en honor a la poesía de Leonard Cohen,
redactada por José María Sánchez y Rafael S. Montojo

3 comentarios:

  1. Hola José María y Rafa .. muy bonita sextina.
    Leonard Cohen es una fuente de inspiración para los dos, no es la primera vez que os sugieren palabras su texto, sabéis muy bien como sacarle partido.

    Tened un hermoso día, besitos azules muasssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Buenos días José María, he cambiado la forma de dejar comentarios, prueba a ver que tal te va así, si tienes también problemas con ese otro formato.

    Es que no quiero que dejes de comentar por esa causa jeje .. hasta luego, muasssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. perfecto, así lo haré , muchas gracias kanet.

      Eliminar